Watch out for a news brief in English later today.

=========

Esto que ustedes ven en las fo- tos no es una obra de arte como lo fue la escultura que hiciera el artista alemán Wolf Vostell en la Plaza Rathenau en Berlín, con- memorando los 750 años de la ciudad. La escultura, creada en 1987, “Dos Cadillacs en la For- ma de la Maja Desnuda“ (clara referencia a la obra de Goya), se trataba de dos cadillacs em- potrados en un bloque de ce- mento y colocados en el centro de la plaza donde circulaban una gran cantidad de vehículos. Dado el conocido amor de los alemanes por los autos, la in- tención del artista era una pro- vocación y los berlineses se sin- tieron agredidos de ahí que esta escultura fuera inicialmente re- chazada por los ciudadanos ber- lineses. Hoy en dia esta obra de Vostell es uno de los atractivos de la ciudad y está integrada al espacio urbano berlinés.

¿Pero qué cosa es este auto empotrado hoy a las tres de la madrugada en la histórica Ca- pilla de los Remedios? ¿Es otra obra de arte de algún descono- cido artista? ¡No, por supuesto que no! El conductor del vehícu- lo no tenía ninguna intención de crear obra de arte alguna ni in- tencionalmente expresar algún mensaje; entró en contra del tráfico por la Calle Las Mercedes a gran velocidad y creyó que la calle continuaba y se estrelló contra la Capilla.

No se trata esta de una colisi- ón cualquiera, el auto se estrel- ló contra un monumento histór- ico, patrimonio cultural de este país. La Capilla de Nuestra Se- ñora de Los Remedios fue crea- da entre 1541 y 1554 por Don Francisco Dávila como capilla y mausoleo privado. Actualmente no se realizan oficios religiosos sino actividades culturales como la exposición “To The People of Santo Domingo“ que inauguré el pasado 3 de mayo.

Hoy al llegar por la mañana y ver esa imagen del auto em- potrado en la Capilla, recordé la obra del carro empotrado del artista alemán Vostell. Pero en este caso la agresión, la violen- cia, el daño es causado por el auto a la Capilla de los Reme- dios, - como símbolo de la his- toria y de la cultura dominicana - y circunstancialmente a mi ex- posición. De haber permanecido el auto ahí empotrado en la Ca- pilla, no se convertiría jamás en obra de arte pero si podría ser un monumento. Un monumento a la insensatez, por decir lo me- nos.

Mónica Luza.

Click on the thumbnails to see the photos.
crash3.jpg crash4.jpg crash5.jpg crash2.jpg crash1.jpg